Descubriendo lo que nuestra propia historia familiar puede significar

Escrito por las regiones de Connecticut y Rhode Island

Traducido por Jessica Perry, Voluntaria de traducción, Cruz Roja Americana, Washington, DC

El 16 de abril de 2015 es Yom HaShoah, o Día del Holocausto. En honor a este día, tome un momento para reflexionar sobre su significado y el trabajo que hace la Cruz Roja Americana para ayudar a las víctimas del Holocausto y a sus familias.

El 6 de junio de 1944, las fuerzas aliadas tomaron por asalto las playas de Normandía, y atacaron a las fuerzas de Adolf Hitler. Miles de tropas estadounidenses, británicas, y canadienses perdieron la vida en los intensos combates, pero finalmente las fuerzas aliadas ganaron la batalla. Esto marcó un momento decisivo en la Segunda Guerra Mundial al desarticular el control de Hitler en Francia. Un año después, los alemanes se rindieron, poniendo fin a la guerra en Europa y al Holocausto.

Cuando en este mes recordemos el Holocausto y los millones de personas que perdieron la vida, tomemos también un momento para recordar cómo la Cruz Roja ha ayudado al mundo a sanar de esta tragedia. Desde 1939, la Cruz Roja Americana ha proporcionado servicios de búsqueda para las víctimas de la Segunda Guerra Mundial y del régimen Nazi. Tras la publicación de los documentos de la Segunda Guerra Mundial por la Cruz Roja en 1989, la Cruz Roja Americana abrió el Centro de Rastreo de Víctimas del Holocausto y de Guerra en Baltimore, Maryland en 1990, para facilitar las solicitudes de búsqueda. Desde entonces, la Cruz Roja Americana ha ayudado a más de 45.000 familias a localizar o encontrar información sobre personas que fueron separadas por el Holocausto.

A pesar de que el Centro de Búsqueda de Víctimas del Holocausto y de Guerra se cerró en 2012, todo el trabajo de casos relacionados con la Segunda Guerra Mundial continúa a través del Programa de Restablecimiento del Contacto Familiar en la sede nacional de la Cruz Roja Americana en Washington, D.C. El programa ayuda en la búsqueda de familiares desaparecidos, así como a obtener documentación sobre las experiencias de familiares durante la guerra y después de la guerra. Este servicio no es de búsqueda de rastros genealógicos, pero se puede hacer en nombre de los miembros de familia con vínculos directos a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto.

La historia de Georgia Hunter

Para Georgia Hunter, el descubrimiento sobre su excepcional historia familiar comenzó con la tarea que le dejo un profesor de Inglés en la preparatoria. La tarea consistía en hacer una "Búsqueda-personal" para investigar su ascendencia. Su madre le sugirió que comenzara su búsqueda hablando con su abuela. Poco sabía Georgia lo que la conversación revelaría.

El abuelo de Georgia murió recientemente, y la historia de su abuela comenzó a compartir eran cosas que Georgia jamás se habría imaginado. Se enteró de que su abuelo era polaco y judío a la vez, algo que no recordaba haber escuchado antes. Le impacto saber lo difícil había sido su vida. La abuela de Georgia la alentó a hablar con los hermanos de su abuelo para encontrar más piezas de la historia.

Su interés se despertó mucho más allá del proyecto de la preparatoria. En 2000, cuando Georgia  recién se graduó de la universidad, se encontró en una reunión familiar donde estaban todos los hermanos de su abuelo, su abuela y varios primos y parientes que no había conocido antes. Ella recuerda estar sentada en la mesa escuchando fragmentos de historias sobre su abuelo y los otros hermanos, sobre cómo sobrevivieron a la guerra con determinación, coraje, inteligencia y sorprendente buena suerte. Es una historia que se extiende por los cinco continentes y tiene muchos giros y vueltas.

Georgia siguió a reuniendo historias de su familia, viajando muchas millas para unir todas las piezas. Ella descubrió que los recuerdos tenían agujeros aquí y allá; por supuesto, es comprensible después de todo el tiempo que ha pasado que muchos detalles estén difusos y que haya piezas que han sido olvidadas. En nombre de los hermanos de su abuelo, decidió  contactar a la Cruz Roja para ver qué tipo de información le podían proporcionar.

Georgia contacto a la Cruz Roja por correo en 2011, con la esperanza de localizar los registros de la familia. Aunque varios años pasaron, en 2014, un sobre lleno de documentos llegó a la oficina local de la Cruz Roja en Bridgeport, Connecticut. Georgia recibió una llamada de un trabajador social de Restablecimiento de Contacto Familiar en Connecticut y pronto recibió los registros enviados por la Cruz Roja Polaca.

De izquierda a derecha: Jan Radke, Directora Senior de Servicios de las Fuerzas Armadas e Internacionales de la Cruz Roja Americana de la región de Connecticut y Rhode Island con Georgia Hunter sosteniendo la documentación familiar proporcionada por Restablecimiento de Contacto Familiar.

De izquierda a derecha: Jan Radke, Directora Senior de Servicios de las Fuerzas Armadas e Internacionales de la Cruz Roja Americana de la región de Connecticut y Rhode Island con Georgia Hunter sosteniendo la documentación familiar proporcionada por Restablecimiento de Contacto Familiar.

Los documentos incluyen actas de nacimiento de una Oficina de Registro en Radom (la ciudad natal de la familia en Polonia); solicitudes de tarjetas de identificación durante la ocupación Nazi de Radom, estampados con el sello del Consejo Supremo de Ancianos de la Población Judía; y un registro de un hermano registrado como sobreviviente en 1946 en el Instituto Histórico Judío de Varsovia. Estos registros de toda Polonia, no solo de la ciudad natal de Radom, proporcionaron unas cuantas piezas de la historia, que ya no está olvidada, ahora está documentada y es tangible.

Hay cada vez menos y menos sobrevivientes del Holocausto para contar sus historias. Por eso, ahora es el momento para preservar esas memorias y animar a cualquier persona que no sabe cuál fue el destino de sus seres queridos por causa del Holocausto a iniciar un caso a través de la Cruz Roja Americana. El programa de Restablecimiento de Contacto Familiar de la Cruz Roja Americana ofrece servicios de búsqueda de sobrevivientes del Holocausto y sus familias, trabajando para ofrecer esperanza, información y respuestas. Los servicios de búsqueda familiares son gratuitos. Para más información póngase en contacto con la Cruz Roja local  llamando al 1-800-REDCROSS o inicie su búsqueda en línea.