Después de 60 años una familia logra reconectarse con la ayuda de la Cruz Roja

Traducido por Jimena Lona, voluntaria de traducción, Cruz Roja Americana, Washington, DC

Historia por Erica Viviani, Especialista de comunicaciones, Princeton, Nueva Jersey

En el inicio de la Segunda Guerra Mundial, Michael Chudik salió de Polonia hacia los Estados Unidos.  Mientras que la guerra continuaba, batallas entre las fuerzas nazis y soviéticas destruyeron la villa de Smereczne a la cual la familia de Michael, incluyendo su hermano Nicolás, llamaban casa. Muchos de los habitantes fueron reubicados en Ucrania como parte de un intercambio poblacional entre la Unión Soviética y Polonia.

Por más de 60 años, los intentos de la familia de Michael en Estados Unidos por localizar a sus parientes en Ucrania no fueron exitosos hasta que la hija de Michael, Dorothy, y su primo John buscaron ayuda de la Cruz Roja Americana.

“La Cruz Roja Americana ayuda a familias que han perdido el contacto o que han sido separadas por desastres naturales o guerra u otro tipo de conflictos,” dijo Hank Bernstein, el trabajador de caso voluntario de Restablecimiento de Contacto Familiar que ayudo en el caso de Dorothy y John. “En esas situaciones, uno de los grandes problemas emocionales que las personas enfrentan es la perdida de contacto con sus familiares. La Cruz Roja provee un servicio para unirlos.”

Bernstein trabajo con los colegas de Restablecimiento de Contacto Familiar en el Comité Internacional de la Cruz Roja para intentar localizar a la familia de Dorothy y John. Después de varios meses, la Cruz Roja encontró a Ivanna, la prima de Dorothy, y a su nieta Viktoriya en Ucrania.

“Hank me llamo y dijo ‘Tenemos una conexión,’ Dorothy recuerda. “Santo cielo, fue una de las mejores cosas que alguien pudiera haberme dicho.”

En febrero, Bernstein organizo una llamada por Skype para conectar a Dorothy en Nueva Jersey y a John en Wisconsin con su familia en Ucrania. Con la ayuda de un traductor voluntario arreglado por el vicepresidente del consejo, Ed Susco,  de la Cruz Roja del Norte de Nueva Jersey, Dorothy y John pudieron ver y comunicarse con la familia a la cual no habían podido localizar por décadas.

Durante la llamada, la familia pudo compartir fotografías para completar las piezas que faltaban en el árbol familiar. Dorothy sintió alivio al saber que la familia de su padre estaba viva y con bienestar.

“El saber que están bien y que están vivos con hijos y nietos es increíble. Es realmente grandioso,” dijo. “Estoy muy agradecida con la Cruz Roja- extremadamente agradecida.”

Bernstein estaba feliz de haber podido ayudar a unir nuevamente a la familia a través del servicio de Restablecimiento de Contacto Familiar de la Cruz Roja.

“Es una experiencia muy gratificante,” dijo. “Ha sido muy significativo para mí el poder ayudar a hacer algo para ayudar a los demás.”