Experiencia de una practicante de Restableciemiento de Contacto Familiar: Difuendiendo el mensaje.

Practicantes de Restablecimiento de Contacto Familiar (De izquierda a derecha) Lainey Schmidt, Megan Norris, Victoria Anderson y Jackie Ramsay.

Practicantes de Restablecimiento de Contacto Familiar (De izquierda a derecha) Lainey Schmidt, Megan Norris, Victoria Anderson y Jackie Ramsay.

Historia por Jackie Ramsay, Practicante, Washington, DC

 Traducido por Jimena Lona, voluntaria de traducción, Cruz Roja Americana, Washington, DC

 Cuando por primera vez me topé con la oportunidad de hacer prácticas profesionales con Restablecimiento de Contacto Familiar, estaba básicamente en un estado de incredulidad. Con una especialidad en relaciones internacionales y con una gran pasión por las comunicaciones, la oportunidad de hacer prácticas con el equipo de comunicaciones era todo lo que podía haber deseado ya que la posición vinculaba mis dos principales intereses. Cuando recibí la llamada de que había sido seleccionada para la posición, tartamudee tanto que pensé que se iban a arrepentirse de ofrecerme la oferta. No podía esperar a ser parte de la misión de la Cruz Roja que beneficia a individuos tanto nacionalmente como alrededor del mundo.   

 Como practicante de comunicaciones, mis responsabilidades del día a día giraban alrededor de los medios sociales, que incluía monitorear las noticias de nuestro Twitter, escribir en el blog cada semana “Esta semana en las noticias de Restablecimiento de Contacto Familiar”, completar otros proyectos para ayudar a mejorar la divulgación de nuestras comunicaciones. Mi proyecto más importante de este verano fue el analizar nuestra actividad de Twitter del año pasado para ver cómo podemos interactuar mejor con nuestros seguidores, dinfudir a más personas información sobre nuestros servicios, y proveer un contenido más atractivo.  

 Durante mi primera semana, recuerdo sentarme con Jon y el me explicaba que pasaba dos horas cada mañana buscando contenido en Twitter (además de todas sus otras responsabilidades de comunicaciones y ayudando con la asistencia social de las Américas.) Además de lo tremendamente abrumador que esto sonaba en ese momento, inmediatamente comencé a reconocer la dedicación del equipo a informar a la comunidad sobre los servicios de reconexión familiar de la Cruz Roja, y lo importante que era hacer de esta mi misión primordial para el verano.  

 Desde que era una niña, siempre me ha gustado escribir, pero nunca estuve completamente segura del porqué. Trabajar como una practicante de comunicaciones puso mi pasión por la escritura en perspectiva, porque me di cuenta de que escribía para dar voz a otros- Elegí estudiar relaciones internacionales porque creo que todas las diversas poblaciones merecen ser escuchadas, y ayudar a que esto suceda es una de mis principales aspiraciones a largo plazo. Twittear sobre las crisis de migrantes y refugiados alrededor del mundo así como resumir brevemente sus experiencias en “Esta semana en RCF” ha sido una pequeña manera en la que he podido ayudar a que esas voces, que tanto lo merecen, puedan ser escuchadas. Mientras que pude explorar y expandir mis intereses, también tuve la oportunidad de informar a otros sobre los conflictos globales que ocurren constantemente en el mundo cada día y que crean separaciones familiares.

 En algunos años, cuando recuerde esta experiencia, sé que recordare un momento específicamente: cuando el equipo se reunió para planear el próximo año, Nadia Kalinchuk, que ayuda con los portafolios de migración de la Cruz Roja Americana y del Comité Internacional de la Cruz Roja en Washington DC, hizo un comentario que hizo llorar a todos en la habitación. Dijo que era tan afortunada de trabajar con un grandioso equipo lleno de caras sonrientes y amigables, con una dedicación tan grande hacia su trabajo y la misión de la Cruz Roja. Después de dos cortos meses, supe exactamente lo que ella estaba diciendo. Estoy tan feliz y me honra el haber sido parte de una gran familia.

 Después de pasar tres años como estudiante de American University, me ha dado cuenta de que ser un estudiante de universidad viene con una gran cantidad de responsabilidades. Es muy normal que los  graduados recientes de las universidades de DC tengan muchas prácticas profesionales, y por lo mismo de que es tan normal, se piensa que es más una expectativa que un privilegio- y la palabra “diversión” está fuera de discusión. La semana pasada, estaba actualizándome con una antigua compañera de clase que no había visto en algún tiempo, y me pregunto sobre mi experiencia como practicante este verano. Después de que le dije lo que había estado haciendo en la Cruz Roja, ella me dijo que mi cara estaba radiante durante todo ese tiempo. Por lo que creo que es seguro decir que soy una de las afortunadas.