Hermanas perdidas reconectadas por la Cruz Roja

09 de marzo de 2016

 

Marta Lysnewycz Kruk en su casa con fotos de su hermana, Vassia, y su madre.

 

Articulo por Krista Schilling, director del programa de servicios internacionales regionales, Seattle, Washington

 

Marta Kruk Lysnewycz nació en Hai, Chernigovskaya oblast, Ucrania en 1926. Actualmente ella vive en Sandpoint, Idaho con su hija, Christine Lysnewycz Holbert. Después de sobrevivir el genocidio de Stalin del pueblo ucraniano conocido como Holodomor o "Muerte por inanición" en 1932-33, Marta fue llevada a un campamento de trabajo forzado en el Alemania de Hitler cuando ella tenía 17 años de edad. Ella perdió todo contacto con su madre y sus nueve hermanos.

 

Mientras que ella estaba en trabajo forzado en Alemania, ella se casó con un partisano Ucranio. Debido a sus actividades políticas durante la segunda guerra mundial apoyando la libertad de Ucrania del dominiosoviético, Marta no pudo buscar su familia después de la guerra. Durante décadas, no sabía lo que les pasó a sus hermanos, hermanas o a su madre; tenía demasiado miedo de los soviéticos para empezar una búsqueda.

 

En 2013, la hija de Marta llamada Christine vio un anuncio en línea para SeniorWish.org y, allí, decidió escribir sobre la turbulenta vida temprana de su madre en Ucrania y Alemania, devastados por la guerra; y para preguntar si podrían ayudar a encontrar información sobre lo que sucedió a la familia de Marta durante y después de la segunda guerra mundial. Estaban intrigados por la historia de Marta y comenzaron el proceso intentando de descubrir si algunos de los hermanos de Marta estaban todavía vivos.

 

Marta era la segunda niña más joven en la familia Kruk, y por eso la búsqueda comenzó como una búsqueda de información sobre su hermana menor, María, quien, debido a su edad más joven, todavía podría estar viva. La corrupción rampante y el acceso limitado a los registros cruciales dejaron a Marta y su hija dudosa de que se encuentre alguna información. Después de muchas salidas nulas y exigencias a cambio de información, SeniorWish decidió finalmente que no será posible encontrar la familia de Marta. Sugiere ponerse en contacto con la Cruz Roja. Marta estuvo de acuerdo.

 

SeniorWish contactó el programa de la Cruz Roja llamado Restauración de Vínculos Familiares en nombre de Marta para ayudar a localizar a Maria. En definitiva, Restauración de Vínculos Familiares encontró registros que revela que Maria, nacida en 1930, había fallecido en 2008. Después de tantos años de no saber el destino de su hermana, la noticia dio cierre para Marta y su familia.

 

La Cruz Roja también descubrió los certificados de nacimiento y muerte de los otros hermanos y hermanas de Marta, dando más información que Marta y su familia nunca esperarían recibir. Ellos agradecían tener conocimiento sobre la familia ucraniana de Marta, especialmente de que su madre logró a tener más de ochenta años. Marta estaba agradecida por las noticias sobre su madre y sus hermanos y pensó que ésta iba a ser el final de la historia.

 

Sin embargo, sin el conocimiento de Marta, la búsqueda de la Cruz Roja continuó y un par de años después de que la búsqueda inicial había empezado, la Cruz Roja reveló una sorpresa. De esta grande familia de diez hermanos, la hermana mayor de Marta, Vassia, quien fue tomada para trabajo forzado y se creía ya muerta, en realidad vivía en un pueblo remoto y rural en Ucrania. A los 92 años, ella vive sola y no tiene teléfono.

 

Con la ayuda de la Cruz Roja, las hermanas, separadas por 72 años, fueron recontectadas. Marta recibió una carta de Vassia, una foto tomada por representantes de la Cruz Roja y una foto de la madre de las hermanas. Una llamada de Skype fue facilitada por la Cruz Roja.

 

Vassia sabía la primera pregunta que su hermana Marta le preguntaría: ¿Qué pasó con su madre? Esta fue la pieza más importante de la noticia de que Marta podría haber conseguido, explicó Christine. "Le dio tanto alivio al saber que su madre estaba bajo el cuidado de su propia hermana, hasta que ella murió de causas naturales y la vejez".

 

Las dos hermanas, al principio tan abrumadas por la duración de su separación, apenas sabía de qué hablar. "Pero entonces hablaron, vacilante, por aproximadamente una hora," Christine contó. Añadió que su tía envejecida quiso vestirse bien para la ocasión. "Ella le pidió a alguien que le prestara un poquito de ropa más elegante para usar para la llamada de Skype".

 

La reunificación de las hermanas Kruk, tomando en cuenta las trágicas circunstancias de su separación y ahora, su mayor edad y la distancia entre ellas, es un evento que desafió las probabilidades. También alumbra el profundo impacto del programa Restauración de Vínculos Familiares de la Cruz Roja, y su capacidad de ir más allá de las fronteras, distancia, y acontecimientos históricos para juntar a los seres queridos otra vez.

 

Si usted o alguien que usted conoce está buscando sus seres queridos, la Cruz Roja puede ayudar. Usted puede visitar redcross.org/reconnectingfamilies para obtener más información o haga clic aquí para comenzar su búsqueda hoy.