Para los refugiados, el trauma no termina cuando escapan de la persecución

Historia por Patricia Billinger, Director de comunicaciones, Denver, Colorado

Traducido por Jimena Lona, voluntaria de traducción, Cruz Roja Americana, Washington, DC

 Los refugiados se enfrentan continuamente a traumas, retos y trastornos. Primero, son testigos- o son objetivos de- violencia en su país natal que es tan amenazante que deben abandonar todo lo que tienen y huir. Muchos de nosotros que jamás hemos conocido levantamientos políticos violentos o sociales, erróneamente asumimos que los refugiados dejan atrás la fuente de su trauma y miedos cuando buscan asilo.

 Sin embargo, para muchos el camino solo está comenzando. Algunos pasan décadas en campos de refugiados, donde la vida se desplaza al punto de la subsistencia. Incluso aquellos que finalmente logran restablecerse en lugares relativamente seguros como Colorado continúan enfrentándose a retos.

Algunos refugiados escapan con vida pero con heridas; algunos otros sufren de heridas menos visibles como trastornos de estrés postraumático. Este hombre, desplazado interno de Iraq, perdió ambas piernas en una explosión de una mina. 

Algunos refugiados escapan con vida pero con heridas; algunos otros sufren de heridas menos visibles como trastornos de estrés postraumático. Este hombre, desplazado interno de Iraq, perdió ambas piernas en una explosión de una mina. 

 “Los diagnósticos mas comunes que vemos son los de trastornos de estrés postraumático, trastornos de adaptación, trastornos de ansiedad y depresión,” dijo Laura Poole, coordinadora del Programa de Salud Mental y Bienestar para el Centro de Desarrollo Asia Pacifico (CDAP).

 Laura y sus colegas en el CDAP trabajan cercanamente con los refugiados que se han reasentado en Colorado, en un rango muy amplio de sus necesidades, desde encontrar trabajo y aprender a cómo usar el sistema de autobuses hasta asesoría emocional para abordar las consecuencias de salud y salud mental de una vida llena de trauma, estrés e incertidumbre.

 Setu Nepal, un colega de CDAP que es refugiado de Bután, conoce personalmente el camino lleno de retos por el que los refugiados deben de viajar. En 1990, el obtuvo su licenciatura, tenía un buen trabajo en el Departamento de Salud de Bután y había iniciado una familia, cuando las fuerzas políticas del gobierno de Bután comenzaron una persecución étnica y religiosa de las minorías.

 Setu y su familia fueron forzados a huir a un campo de refugiados en Nepal, incluyendo a sus hijos de cinco y tres años y un bebe. Paso las siguientes dos décadas en el campo de refugiados, inicialmente apenas saliendo adelante para sobrevivir. “Pase por un momento muy difícil al criar a mis hijos en un campo de refugiados, sin tener nada en mis bolsillos y dependiendo de las limosnas,” Setu reitero.

Eventualmente, gracias su educación, pudo asegurar un trabajo en una escuela en Nepal y sustentar a su familia. Pero muchos otros refugiados no tienen tal opción. Recluidos en un campo, sin poder encontrar trabajo- frecuentemente sin permiso de buscar trabajo- y sin poder regresar a casa, ellos se enfrentan a un nuevo grupo de retos psicosociales, Laura explico. Algunos niños que nacen y crecen en los campos de refugiados no conocen otro sentido de hogar o normalidad.

La separación de las familias se añade al estrés de la experiencia de los refugiados. La Cruz Roja trabaja para reunir a los refugiados que han sido separados de sus familias, como este niño que se reunió con sus padres en Jordania. 

La separación de las familias se añade al estrés de la experiencia de los refugiados. La Cruz Roja trabaja para reunir a los refugiados que han sido separados de sus familias, como este niño que se reunió con sus padres en Jordania. 

 Aquellos que logran dejar los campos para mudarse a países que estan abiertos al reasentamiento de refugiados se enfrentan a otra serie de retos que pueden causar miedo, ansiedad y depresión. Están inmersos en una cultura completamente nueva, con un idioma que probablemente no hablan ni pueden leer; aquellos que tienen bajos niveles de literalidad en su lengua nativa batallan aun más en adaptarse a una sociedad tan dependiente de la lectura y escritura. Algunos vienen de sociedades rurales y de repente tienen que adaptarse a un entorno urbano. Y la dependencia que aprendieron en los campos puede tener consecuencias duraderas, especialmente para los refugiados que se reasentaran en el mundo de la cultura americana de autosuficiencia e independencia.

 Organizaciones como la CDAP ayudan a estos refugiados a navegar por la transición cultural y trabajan en calmar las fuentes de ansiedad y trauma.

 La Cruz Roja se asocia con CDAP para ayudar en otro aspecto importante para el reasentamiento de los refugiados y su salud emocional: restablecer el contacto con la familia que dejaron atrás. Los refugiados en Colorado pueden iniciar una petición de búsqueda de familiares con la Cruz Roja para buscar y tratar de restablecer comunicación con sus seres queridos. A veces estos son familiares que vieron por última vez en el campo de refugiados, mientras que otras veces están buscando un cierre para los seres queridos que desaparecieron durante la violencia en el país.

 “Han experimentado tanta perdida y trauma. El poder volver a estar en contacto con familiares que están lejos o saber qué es lo que les paso a sus seres queridos da una cierta paz mental,” dijo Tim Bothe, Gerente de Servicios Internacionales de la Cruz Roja de Colorado y Wyoming.

 Muchos refugiados de Bután están preocupados por sus familiares que pudieron ser afectados por el terremoto en Nepal. El Comité Internacional de la Cruz Roja ha presentado el sitio web de Restablecimiento de Contacto Familiar para ayudar a volver a conectar a los seres queridos afectados por desastres. Para buscar a familiares o registrarlos como perdidos, por favor visite su sitio web haciendo click aquí.